jueves, 22 de enero de 2015

Resumen del Príncipe “El príncipe” de Nicolás Maquiavelo

INTRODUCCIÓN AL DERECHO

CONTENIDO:

1            CAPÍTULO I DE LAS DISTINTAS CLASES DE PRINCIPADOS Y LA FORMA EN QUE  SE ADQUIEREN.

2            CAPÍTULO II.- DE LOS PRINCIPADOS HEREDITARIOS

3            CAPÍTULO III.- DE LOS PRINCIPADOS MIXTOS.

4            CAPÍTULO IV.- POR QUE EL REINO DE DARIO, OCUPADO POR ALEJANDRO, NO SE REVELÓ CONTRA LOS SUCESORES DE ÉSTE, DESPUÉS DE SU MUERTE

5            CAPÍTULO V.- DE QUÉ MODO HAY QUE GOBERNAR EN LAS CIUDADES  PRINCIPADOS QUE, ANTES DE SER OCUPADOS, SE REGÍAN POR SUS PROPIAS LEYES.

6            CAPÍTULO VI.- DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON LAS ARMAS PROPIAS Y EL TALETO PERSONAL

7            CAPÍTULO VII.- DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON ARLMAS Y FORTUNA DE OTROS

8            CAPÍTULO VIII.- DE LOS QUE LLEGARON AL PRINCIPADO MEDIANTE CRÍMENES

9            CAPÍTULO IX.- DEL PRINCIPADO CIVIL

10          CAPÍTULO X COMO DEBEN MEDIARSE LA FUERZAS DE TODOS LOS PRINCIPADOS

11          CAPÍTULO XI.- DE LOS PRINCIPADOS ECLESIÁTICOS

12          CAPÍTULO XII.- DE LAS DISTINTAS CLASES DE MILICIAS Y DE LOS SOLDADOS MERCENARIOS

13          CAPÍTULO XIII.- DE LOS SOLDADOS AUXILARES, MIXTOS Y PROPIOS.

14          CAPÍTULO XIV.- DE LOS DEBERES DE UN PRÍNCIPE PARA CON LA MILICIA.

15          CAPÍTULO XV.- DE AQUELLAS COSAS POR LAS CUALES LOS HOMBRES Y ESPECIALMENTE LOS PRINCIPES, SON ALABADOS O CENSURADOS.

16          CAPÍTULO  XVI.- DE LA PRODIGALIDAD Y DE LA AVARICIA

17          CAPÍTULO XVII.- DE LA CRUELDADY LA CLEMENCIA; Y SI ES MEJOR SER AMADO QUE TEMIDO, O SER TEMIDO QUE AMADO.

18          CAPÍTULO XVII.- DE QUE MODO LOS PROMESAS

19          CAPÍTULO XIX.- DE QUE MODO DEBE EVITARSE SER DESPRECIADO Y ODIADO.

20          CAPÍTULO XX.- SI LAS  FORTALEZAS, HAY MUCHAS OTRAS COSAS QUE LOS PRÍNCIPES HACEN CON MUCHA FRECUENCIA SON ÚTILES O NO

21          CAPÍTULO XXI.- COMO DEBE COMPORTARSE UN PRINCIPE PARA SER ESTIMADO.

22          CAPÍTULO XXII. - DE LOS SECETARIOS DEL PRINCIPE

23          CAPÍTULO XXIII.- COMO HUIR DE LOS ADULADORES.

24          CAPÍTULO XXIV.- POR QUE LOS PRINCIPES DE ITALOA PERDIERON SUS ESTADOS

25          CAPÍTULO XXV.- DEL PODER DE LA FORTUNA EN LAS COSAS HUMANAS Y DE LOS MEDIOS PARA OPONÉRSELE

26          CAPÍTULO XVI.- EXHORTACIÓN A LIBERAR A ITALIA DE LOS BARBAROS

27          Bibliografía:

A CONTINUACIÓN SE PRESENTA UN RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS DEL LIBRO “EL PRÍNCIPE”

1 CAPÍTULO I DE LAS DISTINTAS CLASES DE PRINCIPADOS Y LA FORMA EN QUE SE ADQUIEREN.

Todos los Estados, todas las dominaciones que han ejercido y ejercen soberanía sobre los hombres, fueron y son repúblicas o principados. Los principados son o hereditarios o como miembros agregados al estado hereditario del príncipe que los adquiere.

2 CAPÍTULO II.- DE LOS PRINCIPADOS HEREDITARIOS

Este capitulo señala como pueden y deben y deben gobernarse los principados.

Es más fácil conservar un Estado hereditario, acostumbrado a una familia y basta con no alterar el orden establecido por príncipes anteriores, y con temporalizar después con los cambios que pueden producirse. Es lógico que sea más amado y a que menos vicios excesivos le traigan el odio es razonable que le quieran con naturalidad los suyos.

3 CAPÍTULO III.- DE LOS PRINCIPADOS MIXTOS.

Las dificultades que existen en los nuevos principados como miembro agregado a un conjunto anterior, sus incertidumbres nacen de una simple dificultad que se encuentra en todos los principados nuevos, dificultad que consiste en que los hombres cambian con gusto de señor, creyendo mejorar, impulsados a tomar armas contra él en lo cual se engañan pues luego han empeorado. El príncipe se ve obligado a ofender a sus súbditos, de modo que tiene por enemigos a todos los que se ha ofendido al ocupar el principado, y no se puede conservar como amigos a los que les han ayudado a conquistarlo porque no se pueden satisfacer las necesidades como ellos esperaban.

Los territorios revoltosos se pierden con más dificultad cuando se conquistan por segunda vez.

Estos estados que al adquirirse se agrega a uno más antiguo, de la misma provincia y de la misma lengua es muy fácil conservados, sobre todo cuando están acostumbrados a vivir libres; y para afianzarse en el poder, siempre que se conserven sus costumbres y las ventajas que gozaban permanecerán tranquilos y pueden permanecer en total armonía. Se deben tener dos cuidados: que la descendencia del príncipe anterior desaparezca y que ni sus leyes ni sus atributos sean alterados.

Cuando se adquieren Estados en una provincia con idioma, costumbres y organización diferentes, surgen dificultades y uno de los remedios que la persona que los adquiera es que fuera a vivir en ellos, así se ven nacer los desórdenes y se pueden reprimir con prontitud, de este modo también adquieren más respeto y con mucha dificultad suelen perderlo.

Otro buen remedio es enviar a algunas colonias a alguno de los lugares que sean como llaves para aquel Estado.; las colonias no cuestan, son más fieles y entrañan menos peligro, los damnificados no pueden causar molestias porque son pobres y están demasiado aislados.

A los hombres hay que conquistarlos o eliminarlos, la ofensa que se le haga al hombre debe ser tal, que le resulte imposible vengarse.

Si en ves de colonias se emplean tropas, e gasto es mucho mayor, por el mantenimiento de la guardia, se perjudica e incomoda a todos y por lo cual, se vuelven enemigos.

El príncipe que anexe una provincia con organización y costumbres diferentes a la suya debe convertirse en defensor de los vecinos menos poderosos para debilitar a los de mayor imperio y cuidarse de que entre a su estado un extranjero tan poderoso cómo él ya que se le adhieren todos los que sienten envidia del que es más fuerte ya que enseguida y de buena gana forman un bloque con el Estado invasor.

Una guerra no se evita sino se difiere para provecho ajeno”

El deseo de conquista es un sentimiento muy natural y común, y siempre que lo hagan los que pueden, antes serán alabados que censurados; pero cuando intentan hacerlo a toda cota los que no pueden, la censura es admitida.

Para evitar una guerra nunca se debe dejar que el desorden siga su curso.

Es natural que se ha vuelto poderoso recelo de la misma astucia o de la misma fuerza gracias a las cuales se ha obtenido la ayuda.

4 CAPÍTULO IV.- POR QUE EL REINO DE DARIO, OCUPADO POR ALEJANDRO, NO SE REVELÓ CONTRA LOS SUCESORES DE ÉSTE, DESPUÉS DE SU MUERTE

Un príncipe elige de entre sus siervos, que o son todos, los ministros que lo ayudarán a gobernar, o por un príncipe asistido por nobles que, a la antigüedad de su linaje, deben la posición que ocupan. Estos nobles tienen estados y súbditos propios, que los reconocen por señores y les tienen natural inclinación. Mientras que en los Estados que eran gobernados por un príncipe asistido por siervos, el príncipe goza de mayor autoridad por que en toda la provincia no se reconoce a otro soberano, sino a él, y si se obedece a otro, sólo se le hace por tratarse de un ministro o magistrado del príncipe.

5 CAPÍTULO V.- DE QUÉ MODO HAY QUE GOBERNAR EN LAS CIUDADES PRINCIPADOS QUE, ANTES DE SER OCUPADOS, SE REGÍAN POR SUS PROPIAS LEYES.

Hay tres modos de conservar un Estado que estaba acostumbrado a regirse por sus propias leyes y a vivir en libertad:

  1. Destruirlo
  2. radicarse en él
  3. dejarlo regir por sus leyes, obligándolo a pagar tributo y establecer un gobierno compuesto por un pequeño número de personas para que se encarguen de velar por la conquista.

Nada hay mejor para conservar una ciudad acostumbrada a vivir libre que hacerla gobernar por los mismos ciudadanos. El único sistema seguro de dominar una ciudad acostumbrada a vivir libre es destruirla. Quien se haga dueño de una ciudad así y no la aplaste, debe esperara ser aplastado por ella. Sus rebeliones siempre serán representadas con el nombre de libertad. El recuerdo de su antigua liberad no les concede ni un momento de reposo si los habitantes no se separan ni se dispersan, inmediatamente recurren a cualquier contingencia.

Cuando las ciudades o provincias están acostumbradas a vivir bajo un príncipe, y por la extinción de este y su linaje queda vacante el gobierno, por un lado los habitantes están acostumbrados a obedecer y por otro no tienen a quién, y no se ponen de acuerdo para elegir a uno entre ellos, ni saben vivir en libertad, y por último tampoco se deciden a tomar armas contra el invasor.

6 CAPÍTULO VI.- DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON LAS ARMAS PROPIAS Y EL TALETO PERSONAL

Los hombres siguen casi siempre el camino abierto por otros y se empeñan en limitar las acciones de los demás. Todo hombre que sea prudente debe imitar a los que han sido excelsos, para que, si no los iguala en virtud, por lo menos se les acerque.

Los principados de nueva creación, son más o menos difíciles de conservar según que sea más o menos hábil e inteligente el príncipe que los adquiere. El que menos ha confiado en el azar es el que siempre se ha conservado en su conquista. También facilita enormemente las cosas el que un príncipe, al no poseer otros Estados, se vea obligado a establecerse en el que ha adquirido (aquellos que no se convirtieron en príncipes por azar, sino por sus virtudes).

Las dificultades nacen de las nuevas leyes y costumbres que se ven obligados a implantar para fundar el Estado y proveer sus seguridad. No hay nada más fácil de emprender, ni más dudoso de triunfar, ni más peligroso de manejar que el introducir nuevas leyes. El innovador se transforma en enemigo de todos los que se benefician con las leyes antiguas, se consigue la amistad tibia de los que se benefician con las leyes nuevas.

Es preciso ver si esos innovadores lo son por si mismos, o si dependen de otros; si necesita recurrir a la súplica para su obra, o si pueden imponerla por la fuerza, entonces, rara vez dejan de conseguir sus propósitos. Los rublos volubles, si es fácil convencerlos de algo, es difícil mantenerlos fieles a la convicción, por lo que conviene estar preparados.

7 CAPÍTULO VII.- DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON ARLMAS Y FORTUNA DE OTROS

Los que sólo por suerte se convierten en príncipes y poco esfuerzo necesitan para llegar a serlo, se mantienen pero con muchísimo trabajo.

Las dificultades se presentan una vez instaladas. Estos príncipes no se sostienen más que por la voluntad y la fortuna (mudables e inseguras) de quienes los elevaron y no saben ni pueden conservar aquella dignidad. No es factible que conozca el arte del mando. ya que han vivido siempre como simples ciudadanos.

8 CAPÍTULO VIII.- DE LOS QUE LLEGARON AL PRINCIPADO MEDIANTE CRÍMENES

Está el caso en el que se asciende al principado por un camino de perversidades y delitos y en el que se llega a ser príncipe por favor de otros ciudadanos. Los ciudadanos no tienen entonces más remedio que someterse y constituir un gobierno del cual alguien se hace nombrar jefe. Muertos todos los que pudiesen significar u peligro para él se preocupa por reforzar su poder con nuevas leyes civiles y militares, de manera que mientras gobierne, no sólo está seguro, sino que se hace temer por todos los vecinos.

Al apoderarse de un Estado todo usurpador debe considerar todos los crímenes que le es preciso cometer, y ejecutarlos todos a la vez, para que no tenga que renovarlos día a día. Quien procede de otra manera, por timidez o por haber sido mal aconsejado, se ve siempre obligado a conserva el cuchillo en la mano, y mal puede contar con súbditos a quienes sus ofensas continúas y todavía recientes llenan de desconfianza. Por que las defensas deben inferirse de una sola vez, para que durando menos; mientras que los beneficios deben procurarse poco a poco, con fin de que se deben saborear mejor.

9 CAPÍTULO IX.- DEL PRINCIPADO CIVIL

Un ciudadano gracias al favor de sus compatriotas, se convierte en príncipe. L Estado así constituido puede llamarse principado civil. El legar a él no depende de una cierta habilidad propiciada por la fortuna, o bien del apoyo del pueblo, o bien del de los nobles.. en toda ciudad se encuentran dos fuerzas contrarias, una lucha por mandar y oprimir a la otra, que no quiere ser mandada ni oprimida. Y del choque de las dos corrientes surge uno de estos tres efectos: principado, libertad o licencia.

Los nobles cuando comprueban que no pueden resistir al pueblo, concentran toda la autoridad en uno de ellos y lo hacen príncipe para poder, a su sombra, dar rienda suelta a sus apetitos. El pueblo cuando no puede hacer fuerte a sus grandes, cede su autoridad a uno y lo hace príncipe para que lo defienda. El que llega al principado con ayuda de los nobles se mantiene con más dificultad que el si o hombre que ha legado con el apoyo del pueblo, porque los que o rodean se sientes sus iguales.

Un príncipe jamás podrá dominar al pueblo cuando tenga por enemigo. Lo peor que un príncipe puede esperar de un pueblo que no o ame es el ser abandonado por él; de los nobles, si los tiene por enemigos, es que se rebelen contra él. Es una necesidad del príncipe vivir siempre con el mismo pueblo, pero no con os mismos nobles, puede crear nuevos o deshacerse de lo que tenía a su conveniencia.

El que llegue a ser príncipe mediante el favor del pueblo debe esforzarse por conservar su afecto, pues el pueblo sólo pide no ser oprimido. El que se convierta en príncipe por ayuda de los nobles perecerá si se empeña en conquistarlo, lo que sólo será fácil si lo toma bajo su protección.

Un v príncipe necesita contar con la amistad del pueblo, pues de lo contrario no tiene remedio en la adversidad.

Estos principados peligran cuando quieren pasar de un principado civil a un principado absoluto.

10 CAPÍTULO X COMO DEBEN MEDIARSE LA FUERZAS DE TODOS LOS PRINCIPADOS

Son capaces de sostenerse a sí mismos los que, o por abundancia de los hombres o de dinero, pueden levantar un ejército respetable y presentar batalla a quien quiera que se atreva a atacarlos. Los que no son capaces de presentar batalla al enemigo en campo abierto. Del segundo caso lo se puede aconsejar a los príncipes que fortifiquen y establezcan la ciudad en que vivan y se despreocupen por la campaña. Quien tenga bien fortificada su ciudad difícilmente será asaltado; porque los hombres son enemigos de las empresas demasiado arriesgadas.

Un príncipe que obtiene una plaza fuerte, y a quien el pueblo no odie, no puede ser atacado. Si fuese el atacado se vería obligado a retirarse sin gloria, son tan vitales las cosas de este mundo que es imposible que alguien permanezca con sus ejércitos un año situando ociosamente una ciudad.

11 CAPÍTULO XI.- DE LOS PRINCIPADOS ECLESIÁTICOS

En os principados eclesiásticos existen dificultades antes de poseerlos, se adquieren o por valor o por suerte, mantiene a sus príncipes en el poder sea cual fuere el modo que estos procedan o vivan.

Estos son los únicos que tienen Estados y no los defienden; súbditos no os gobiernan. Pero a pesar de eso no les son arrebatados y los súbditos no se preocupan, ni piensan, ni podían situarse a su soberanía. Son los únicos principados seguros y felices.

12 CAPÍTULO XII.- DE LAS DISTINTAS CLASES DE MILICIAS Y DE LOS SOLDADOS MERCENARIOS

Las formas de ataque y de defensa pueden ser necesarias un cada uno de los Estados antes mencionados.

Las tropas con las que un príncipe defiende a sus Estados son propias, mercenarias, auxiliares o mixtas. Las auxiliares y mercenarias son útiles y peligrosas; el príncipe que descanse en mercenarios nunca estará seguro ni tranquilo, por que están desunidos, ambiciosos y desleales, violentos entre los amigos y cobardes cuando se encuentran frente al enemigo por que no tienen disciplina y durante la paz despoja a su príncipe tanto como los enemigos durante la guerra. Quieren ser soldados minetras el príncipe no hace guerra.

13 CAPÍTULO XIII.- DE LOS SOLDADOS AUXILARES, MIXTOS Y PROPIOS.

Las tropas auxiliares son aquellas que se pide a un príncipe poderoso para que os socorra y los defienda. Pueden ser útiles y buenas para sus amos, pero para quien las llama son casi siempre funestas pues si pierden queda derrotado, pero si gana, se convierte en prisionero.

Todo el que no quiera vencer no tiene más que servirse de esa tropas, muchísimo más peligrosas que las mercenarias, por que están perfectamente unidas y obedecen ciegamente a sus jefes, con o cual la ruina es inmediata; mientras que las mercenarias, someten al príncipe una vez que han triunfado. En ellas un tercero al que el príncipe haya hecho jefe no puede cobrar enseguida tanta autoridad como para perjudicarlo. Por ello, todo el príncipe prudente ha desechado estas tropas y se ha refugiado en las propias, y ha preferido vencer con las suyas a hacerlo con otras.

Sucede siempre que las armas ajenas no se caen de los hombros del príncipe o le pesan, solo oprimen. Sin milicias propias no esta seguro, está por completo en las manois del azar.

Aquel que en un principado no descubre los males antes mencionados una vez nacidos, no es verdaderamente sabio, pero esta virtud la tienen pocos.

14 CAPÍTULO XIV.- DE LOS DEBERES DE UN PRÍNCIPE PARA CON LA MILICIA.

Un príncipe no debe tener más objeto ni pensamiento que se fuera del arte de la guerra y lo que a su orden y disciplina corresponde, pues es lo único que compete a quien manda. No sólo conserva en su puesto a los que han nacido príncipes , sino que muchas veces eleva a esta dignidad a hombres de condición modesta, por el contrario, ha hecho perder el Estado a príncipes que han pensado más en las diversiones que en las armas, la pérdida del Estado se haya siempre en el olvido de este arte.

Un príncipe durante os tiempos de paz debe ejercerse más que en los tiempos de guerra; lo cual puede hacer de dos modos: con la acción y con el estudio. La accción, debe, de ejercitar y tener bien organizadas sus tropas, dedicarse constantemente a la caza con el doble objeto de acostumbrar el cuerpo a las fatigas y aconocer la naturaleza de los terrenos; primero, se aprende a conocer la region donde se vive, en virtud del concimiento práctico de una comarca, se hace más fácil el conocimiento de otra donde sea necesario actuar.

En cuanto al ejercicio de la mente, el príncipe debe estudiar la historia, examinar las acciones de los hombres ilustres, ver como se ha conducido en la guerra, analizar el porque de sus victorias y derrotas para evitar estas y tratar de lograr aquellas; un príncipe prudente: no permanece inactivo nunca en tiempos de paz, hacer acopio de enseñanzas para valerse de ellas en la adversidad, a finde que, lo halle preparado para resistirle.

15 CAPÍTULO XV.- DE AQUELLAS COSAS POR LAS CUALES LOS HOMBRES Y ESPECIALMENTE LOS PRINCIPES, SON ALABADOS O CENSURADOS.

¿Como debe comportarse un príncipe en el trato de sus súbitos y amigos?. Hay diferencia entre como se vive y como se debería vivir, que aquel que deja lo que se hace por lo que debería hacerse marcha a su ruina en vez de beneficiarse; todo príncipe que quiera mantenerse aprenda a no ser bueno y a participarlo o no de acuerdo con la necesidad.

Todos los hombres, y en particular los príncipes, por ocupar posiciones más elevadas, son juzgados por algunas de estas cualidades, tacaño, avaro

Avaro: es también el que tiende a enriquecerse por medio de la rapiña. Es considerado dadivoso, clemente, leal, afeminado, decidido y animoso, humano, casto, sincero, duro, grave, religioso.

Tacaño: el que se abstiene demasiado de gastar lo suyo. Es considerado rapaz, cruel traidor, pusilánime, soberbio, lasisivo, débil, frívolo, incrédulo.

Un príncipe posee las cualidades que son consideradas buenas pero como no es posible consérvalas todas, es preciso ser tan cuerdo que pueda evitar la vergüenza de aquellas que le significarán la pérdidas del Estado, si no puede, no debe preocuparse y mucho menos incurrir en la infamia de vicios sin os cuales difícilmente podrá salvar el Estado, por que a veces lo que parece virtud escasa de ruina, y lo que parece vicio sólo acaba por trae el bienestar y la seguridad.

16 CAPÍTULO XVI.- DE LA PRODIGALIDAD Y DE LA AVARICIA

Estaría bien ser tenido por pródigo de manera que se sepa que uno es , perjudica; y por otra parte, si se le practica como se le debe practicar no será conocida y se le considerará como el vicio contrario. Un príncipe así acostumbrado a proceder consumirá en tales obras todas sus riquezas y se verá obligado, si desea conservar su reputación, a imponer excesivos tributos, a ser riguroso en el cobro y hacer todas las cosas que hay que hacer para procurarse dinero. Lo cual comenzará a tornarlo odioso.

Ya que el príncipe no puede practicar públicamente esta virtud sin que se le perjudique, convendrá que no se preocupe si es tachado de tacaño por que con el tiempo será tenido siempre como más pródigo

Sólo hemos visto hacer grandes cosas a los hombres considerados tacaños; los demás siempre han fracasado. Un príncipe debe reparar poco, con tal de que ello le permita defenderse, no robar a los súbditos, no volverse pobre y despreciable, no mostrarse ladrón , en incurrir en el vicio de tacaño; porque este es uno de los vicios que le hacen posible reinar.

17 CAPÍTULO XVII.- DE LA CRUELDADY LA CLEMENCIA; Y SI ES MEJOR SER AMADO QUE TEMIDO, O SER TEMIDO QUE AMADO.

Todos los príncipes desean ser tenidos por clementes y no por crueles, deben cuidarse de emplear mal esta clemencia. Un príncipe no debe preocuparse por que o acusen de cruel, y siempre cuando su crueldad tenga por objeto l mantener unidos y fieles a los súbditos; con pocos castigos ejemplares será más clemente que aquellos que , por excesiva clemencia dejan manipular sus órdenes.

Debe ser cauto en el creer y el obrar, no tener miedo de si mismo y proceder con moderación y humanidad. Surge una cuestión: si vale más ser amado que temido, o temido que amado. Nada sería mejor que ser las dos a la vez, ya que es difícil unirlas y siempre ha de faltar una.

Los hombres tienen más cuidado al ofender a uno que se haga amar que a uno que se haga temer; el amor es un vínculo de gratitud que los hombres, perversos rompen cada vez que pueden beneficiarse, el temor es el miedo al castigo que no se pierde nunca.

El príncipe debe hacerse temer de modo que vite el odio.

Cuando el príncipe está al frente de sus ejércitos, es necesario que no se preocupe si merece fama de cruel, por que sin esta fama jamás podrá tenerse ejército alguno unido y dispuesto a la lucha.

Como el amar depende de la voluntad de los hombres y el temer de la voluntad del príncipe, un príncipe prudente debe apoyarse en lo suyo y no en lo ajeno, tratando siempre de evitar el odio.

18 CAPÍTULO XVII.- DE QUE MODO LOS PROMESAS

Hay dos maneras de combatir: una, con las leyes, otra, con la fuerza. La primera es distintiva del hombre; la segunda de la bestia.

Un príncipe debe saber comportarse como bestia y como hombre. Como el receptor es mitad bestia y mitad hombre, un príncipe debe saber emplear las cualidades de ambas naturalezas, ya que una no puede durar mucho tiempo sin la otra.

Como bestia conviene que el príncipe se transforme en zorro y en león; porque el león no sabe protegerse de las trampas y el zorro no se protege de los lobos.

Un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuando semejante observancia vaya en contra de sus intereses y cuando hayan desaparecido las razones que le hicieron prometer ya que los hombres son perversos.

Se podrían citar innumerables ejemplos modernos de tratados de paz y promesas vueltas inútiles por la infidelidad de los príncipes. Hay que saber disfrazarse bien y ser más hábil en el fingir y el disimular

Es preciso que un príncipe posea todas las virtudes mencionadas, pero es indispensable que aparente poseerlas. Hay ocasiones que el tenerlas y practicarlas siempre es perjudicial, y el aparentar tenerlas es útil. Esta bien mostrarse piadoso, fiel, recto, humano y religioso, así mismo serlo efectivamente; pero se debe estar dispuesto irse al otro extremo si ello, fuera necesario.

un príncipe debe tener muchísimo cuidado de que no le brote nunca de los labios algo que no este empapado de las cinco virtudes antes citadas. Y en las acciones de los hombres, particularmente de los príncipes, donde no hay apelación posible, se atiene a los resultados.

19 CAPÍTULO XIX.- DE QUE MODO DEBE EVITARSE SER DESPRECIADO Y ODIADO.

Trate el príncipe de huir de las cosas que no lo hagan odioso y despreciable y una vez logrado no tendrá nada que temer de los otros vicios.

Hace odioso el ser ladrón y apoderarse de los bienes y de las mujeres de los súbditos, de todo lo cual convendrá abstenerse. La mayoría de los hombres mientras no se vean privados de sus bienes y de su honor, viven contentos.

Hace despreciable el ser considerado frívolo, voluble, afeminado, pusilánime e irresoluto de defectos de los cuales debe alejarse e ingeniarse para que en sus actos se reconozca grandeza, valentía, seriedad y fuerza. Con respecto a los asuntos privados de sus súbditos, procurar que sus fallos sean irrevocables y empeñarse en adquirir tal autoridad.

Para ser respetado, el príncipe, tiene necesariamente que ser bueno y querido por los suyos. Un príncipe debe temer dos cosas: que se le subleven los súbditos y que lo ataquen potencias extranjeras. En el interior estarán aseguradas las cosas cuando lo estén en el exterior.

En lo que se refiere a los súbditos, ha de cuidar que no conspiren secretamente.

El no ser odiado por el pueblo es uno de los remedios más eficaces de que dispone un príncipe, ya que el conspirador siempre cree que el pueblo quedará contento con la muerte del príncipe.

Los Estados bien organizados y los sabios siempre han procurado no exasperar a los nobles y, a la vez, tener satisfecho y contento al pueblo.

20 CAPÍTULO XX.- SI LAS FORTALEZAS, HAY MUCHAS OTRAS COSAS QUE LOS PRÍNCIPES HACEN CON MUCHA FRECUENCIA SON ÚTILES O NO

Hubo príncipes que, para conservar sin inquietudes el Estado, desarmaron a sus súbditos, que dividieron sus territorios conquistados, que favorecieron a sus mismos enemigos, que se esforzaron por atraerse a aquellos que les inspiraban recelo al comienzo de su gobierno, que construyeron fortalezas y que las arrasaron.

Nunca sucedió que un príncipe nuevo desarmase a sus súbditos, más bien los armó cada vez que los encontró desarmados. De este modo las armas del pueblo se convirtieron en las del príncipe. Los súbditos a quienes el príncipe arma, son deudores del príncipe y se consideran más obligados a él.

Cuando un príncipe adquiere un Estado nuevo que se añade al que ya poseía conviene que desarme a sus nuevos súbditos, excepción hecha de aquellos que se declararon partidarios suyos durante la conquista.

En las ciudades conquistadas, aunque no se dejaba llegar al derramamiento de sangre, alimentaban discordias entre ellos, a fin d que, ocupados en sus diferencias no se uniesen contra el enemigo común.

Un príncipe nuevo al que le es más necesario adquirir fama, la fortuna le suscita enemigos y guerras en su contra para poder darle la oportunidad de que las supere y pueda elevarse a mayor altura.

Los hombres que al principio del reinado han sido enemigos, si su carácter es tal que para continuar la lucha necesitan apoyo ajeno, el príncipe podrá fácilmente conquistarlos a su causa, y lo servirán con más facilidad.

Los príncipes para poder conservarse acostumbraron a construir fortalezas que fuesen rienda y freno para quienes se atraviesen a obrar en su contra. Las fortalezas son útiles si en unas ocasiones favorecen y en otras perjudican. No hay mejor fortaleza que el no sr odiado por el pueblo.

21 CAPÍTULO XXI.- COMO DEBE COMPORTARSE UN PRINCIPE PARA SER ESTIMADO.

Nada hace más estimable a un príncipe como las grandes empresas.

Se estima al príncipe ser capaz de ser amigo o enemigo franco, al que, sin temores de ninguna índole, se declarase abiertamente a favor de uno y en contra de otro. El abrazar un partido es siempre más conveniente que el permanecer neutral. Por que si dos vecinos poderosos se declaran la guerra, se tendrá que temer a cualquiera de los dos que gane la guerra.

Aquel que no es t amigo te exigirá neutralidad, y aquel que es amigo tuyo te exigirá que demuestres tus sentimientos con armas.

Los príncipes irresolutos, para evitar peligros presente, siguen la neutralidad y la mayoría de las veces fracasan.

Un príncipe nunca debe aliarse con otro más poderoso para atacar a terceros.

El príncipe también debe mostrarse amante de la virtud y honrará a los que se distingan en las artes. Dará seguridades a los ciudadanos para que puedan dedicarse a sus profesiones; y que unos no se abstengan de embellecer sus posesiones por temor a ser robados, y otros de abrir una tienda por miedo a los impuestos.

22 CAPÍTULO XXII. - DE LOS SECETARIOS DEL PRINCIPE

La elección de los ministros, será buena o mala según la cordura del príncipe. La primera opinión que se tiene del juicio de un príncipe se funda en los hombres que lo rodea

N si son capaces y fieles, cuando no lo son, no podrá considerarse a un príncipe que el primer error lo cometa en esta elección.

Para que el príncipe mantenga constante la fidelidad de un ministro, debe pensar en él, así pueden confiar unos en otros.

23 CAPÍTULO XXIII.- COMO HUIR DE LOS ADULADORES.

Los aduladores abundan en todas las corte. Los hombres se complacen tanto en sus propias acciones de tal modo que se engañan y cuando quieren defenderse, se exponen al peligro de hacerse despreciables. No hay otra manera de evitar la adulación que el hacer comprender a los hombres que no ofenden al decir la verdad; y resulta que, cuando todos pueden decir la verdad, faltan al respeto.

Un príncipe debe preferir un tercer modo: rodearse de los hombres de buen juicio de su Estado, únicos a los que dará libertad para decirle la verdad. Debe interrogarlos sobre yodos los tópicos, y fuera de ellos no escuchar a ningún otro.

Un príncipe debe pedir un consejo siempre que él lo considere conveniente y no cuando lo consideren los demás. Y si pide consejo a más de uno, los consejos serán siempre distintos y a un príncipe que no sea sabio no le será posible conciliarlos.

24 CAPÍTULO XXIV.- POR QUE LOS PRINCIPES DE ITALOA PERDIERON SUS ESTADOS

Se observa mucho, más celosamente a conducta de un príncipe nuevo que la de uno heredero, si los hombres la encuentran virtuosa, se sienten más agradecidos y se apegan más a él que a uno de linaje antiguo.

El príncipe tendrá la gloria de haber creado un principado nuevo y haberlo mejorado.

Si se examina el comportamiento de los príncipes de Italia, se encontrará en primer lugar , en lo que refiere a las armas una falta común a todos. Unos tuvieron un pueblo por enemigo, y el que lo tuvo por amigo no supo asegurarse de los nobles.

Estos príncipes en épocas de paz nunca pensaron que podrían cambiar las cosas, cuando se presentaron tiempos adversos, atinarían a huir y no a defenderse.

25 CAPÍTULO XXV.- DEL PODER DE LA FORTUNA EN LAS COSAS HUMANAS Y DE LOS MEDIOS PARA OPONÉRSELE

La fortuna es la juez de la mitad de nuestras acciones, pero nos deja gobernar la otra mitad. Y aunque esto sea inevitable, no basta para que los hombres, tomen sus precauciones con diques y reparos.

Con la fortuna se manifiesta todo suponer allí donde no hay virtud preparada para resistirle y dirigirse sus arrebatos.

Un príncipe q hoy vive en la prosperidad y mañana en la desgracia se debe a que confía ciegamente el la fortuna. Es feliz el que se concilie con su manera de obrar con liándole de las circunstancias.

Los hombres para lograr el fin que se proponen proceden de manera distinta: con cautela, con ímpetu, por violencia o por astucia. Dos que actúan de distinta manera obtienen el mismo resultado y de otros dos que actúan d igual manera uno alcanza su objetivo y el otro no.

No existe hombre lo suficientemente flexible como para adaptarse a todas las circunstancias.

El hombre cauto fracasa cada vez que e necesario ser impetuoso. Que si cambiase de conducta junto con las circunstancias.

La fortuna varia y los hombres se empeñan en proceder de un mismo modo, serán felices mientras vayan de acuerdo con la suerte, e infelices cuando estén en desacuerdo con ella.

26 CAPÍTULO XVI.- EXHORTACIÓN A LIBERAR A ITALIA DE LOS BARBAROS

Después de meditar en todo lo expuesto, las circunstancias son propicias para que un nuevo príncipe pueda adquirir gloria, y si se encuentra en ella cuanto es necesario a un hombre prudente y virtuoso para instaurar una nueva forma de gobierno , por lo cual se honraría a sí mismo , haciendo la felicidad a los italianos.

27 Bibliografía:

“EL PRINCIPE”, Nicolás Maquiavelo. EDITORIAL GERNIKA, MEXICO DF. SEXTA EDICIÓN 2004.

“El príncipe trata del modo de fundar y fortalecer un principado, cuyo gobernante deberá mostrarse virtuoso, prudente al par que enérgico, dispuesto a servirse de todos los medios posibles incluso de la astucia y el engaño para establecer y preservar el orden.”

NICOLAS MAQUIAVELO. Escritor político italiano nacido en Florencia el 3 de mayo de 1949. fue secretario de gobierno de sus ciudad natal y estuvo encargado de diversas embajadas. Desempeño posteriormente algunos cargos oficiales y falleció en Florencia el 22 de junio de 1527. Entre sus obras políticas más destacadas encontramos: “El príncipe” y “Del arte de la guerra”

Por: Patricia C. Suárez

7 comentarios:

Google